Sala de prensa       Ambientes seguros       Contacto
  • 31 mayo, 2022

Un estilo de vida centrado en  valores y la realización de los jóvenes.

Por: Osvaldo Moreno

En el mes de mayo, los colegios de la Red de Colegios Semper Altius, pertenecientes al Regnum Christi, realizaron ceremonias de bienvenida para los jóvenes que participaron en el Premio Lidera 2022, en donde cientos de jóvenes de secundaria y preparatoria ponen a prueba sus capacidades científicas, de oratoria, humanas y de evangelización,  con la finalidad de construir la mejor versión de sí mismos[1] para que en un futuro cercano puedan servir al desarrollo de sus comunidades en América Latina.[2]

También se realizan actividades en honor a la Virgen María y homenajes por el día de las madres, con la finalidad de  fomentar la fe, el amor y respeto a la Madre de Dios y a la mujer.

Con estas actividades los jóvenes van forjando un estilo de vida centrado en los valores, la excelencia académica y el servicio a los demás. Compartimos el testimonio de Montserrat García, estudiante de 5º año de la Prepa Anáhuac campus Toluca,  ganadora del primer lugar en matemáticas del Premio Lidera 2022:

“Soy Montserrat García Sánchez, este año tuve la oportunidad de participar en el Premio Lidera, representando a la Prepa Anáhuac Toluca, y les recomiendo totalmente vivir esta experiencia:

Sé que varios desconocían la existencia de este evento o incluso, dudaban en experimentar. Algo importante que deben saber es que, cualquiera puede participar, es un abanico de oportunidades con base en sus gustos o intereses, proyectando aquellas habilidades que los diferencian de los demás.

 Cómo todo lo que vale la pena en la vida, requiere de esfuerzo y dedicación; desde mi punto de vista, son tres las cosas que se necesitan:

  • Primero, encuentra cuál de las opciones de competencia te gusta y disfrutarías participar.
  • Segundo, ponte una meta y comprométete a prepararte, aprender todo lo necesario.
  • Por último, rodéate de aquellos que te ayuden o inspiren a lograr tus metas.

Conseguir el logro en esta competencia puede resultar en uno de los éxitos más memorables de tu etapa escolar. Aunque reconozco que no sólo al pasar a la final vienen las satisfacciones, el simple hecho de estar ya te convierte en un ganador.

Rétate y atrévete a dar más de ti!

Al quedarnos estancados en la conformidad nos privarnos de la posibilidad de crecer y evolucionar, es un camino de transformación para realizarte en plenitud.

Por otro lado, en esos días convives con alumnos con similares aspiraciones que las tuyas, pero distintas preferencias. Imagínate a alguien que hable “tu mismo idioma” o refleje tus ideas desde otra perspectiva, además de enriquecedor también es sumamente agradable.

Honestamente, mi parte favorita fue la preparación e interacción previa al momento de la competencia. Lidera no solo te otorga conocimiento en el área o tema específico en el que concursas, sino que mientras más avanzas, más herramientas y motivación obtienes.

Esto es más que un trofeo, la competencia principal siempre es contigo mismo, complementado con agradables recuerdos y aprendizajes que te llevarás por el resto de tu vida. Madurarás con la simple experiencia.

Yo esto aprendí. Por eso te invito, a ser parte de Premio Lidera y convocar a tus amigos a ser lideres de acción positiva católicos, poniendo a Dios y a la Prepa Anáhuac Toluca y todos los colegios de la Red Semper Altius, muy en alto.“

La formación espiritual es determinante en la vida de los niños y jóvenes. En este sentido compartimos la homilía del P. José Alfredo Rodríguez, L.C.,  ordenado hace pocos meses, que con motivo del día de las madres predicó en el Cumbres International School Toluca:

“Estamos ofreciendo esta Eucaristía por las madres aquí presentes, por las madres ausentes y por las madres difuntas relacionadas con nosotros directa o indirectamente.

Quién sabe si el Día de la Madre pueda implicar una cruzada de rescate de la naturaleza humana. Atacada sin piedad por los flancos, la vanguardia y la retaguardia, necesitamos recuperar la dignidad de la naturaleza humana, desempolvando el respeto cabal a su sacralidad venerable

La sociedad postmoderna quiere pintar una mujer sin relación con la maternidad, más aún, pintar la maternidad como un problema, un obstáculo que se tiene que evitar.

 La madre es custodia valerosa de la naturaleza humana, santuario de la vida, sinónimo de la alegría de vivir y de la lucha sin denuedo por la existencia. Su acto –vocación y misión al unísono– más profundo es de procreación y no de reproducción sin más. Colabora, juntamente con el padre/consorte, en el acto creador de Dios. Recordemos, en sentido cristiano, que se traen hijos no solo para este mundo, sino, sobre todo, para la eternidad. Por tal motivo, la madre es una síntesis lograda entre temporalidad y perennidad.

Pidamos por las mujeres que desean ser madres y no pueden. Que invoquen sin cejar la gracia de la maternidad, que solamente si Dios lo permite les será concedida. La maternidad es un don y no un derecho. El hijo es un don y no un producto, peor aún “fabricado” a medida y gusto del cliente. La vida humana no se compra ni se vende.

Pidamos por las mujeres que pueden ser madres y no quieren. Si no quieren por razones sobrenaturales o de envergadura, es loable. Pero, es reprochable si se trata de egoísmo hedonista, conversión exacerbada de la sexualidad –por pavor al compromiso– en diversión, en pasatiempo, en degradación moral.

Pidamos por las mujeres que pudieron ser madres y no quisieron, pues abortaron. Aunque el pecado de aborto es condenable e indignante, un crimen de lesa humanidad, es factible y amable la misericordia de Dios con el debido arrepentimiento y el propósito de enmienda. Es preciso, además, reparar dicho delito, entre otras razones, para superar la culpa psicológica y moral.

Pidamos por las madres que perdieron algún hijo, física, moral o espiritualmente. No olvidemos que la muerte biológica o clínica es de poca monta comparada con la muerte del alma o del espíritu. Los “verdaderos” muertos son “los que tienen muerta el alma y viven todavía”.

Pidamos por las madres que sufren vívidamente la ingratitud, el desprecio o el rechazo de sus hijos, tal vez confinadas en algún asilo; consideradas, por instigación diabólica, seres inútiles, sujetos inservibles y cargas insoportables.

Pidamos por las madres inmersas en el llamado “síndrome del nido vacío”. Ojalá encuentren en el marido compañía placentera, reconfortante y plena. Anhelamos que la felicidad de sus hijos, a pesar de la lejanía, signifique la compensación afectiva y la recompensa efectiva de su ausencia.

Pidamos por las madres que educan, queriendo o sin querer, defectuosamente; ora porque renuncian a la autoridad, cayendo en el permisivismo; ora porque abusan del principio de autoridad, aferrándose al autoritarismo, el cual se disfraza, en ocasiones reiteradas, de sobreprotección y de paternalismo/maternalismo.

Pidamos por todas las madres que aspiran a la perfección humana y cristiana. Aun con sus defectos, parecen no tenerlos. Sus limitaciones son perlas preciosas, cuando son reconocidas por ellas mismas en su interioridad y sobrepujadas en la cotidianidad visible. Que nuestra Madre del Cielo, modelo acabado de mujer y de madre, sea la inspiración y la meta de la feminidad y maternidad humanas, demasiado humanas, pero con olor a Cielo. ¡Feliz Día de la Madre!”

Estas actividades espirituales y académicas, van formando en niños y jóvenes los valores que la sociedad actual necesita. La cercanía y apoyo de la familia es determinante. Te invitamos a conocer los recursos que tenemos para apoyar la formación de niños, jóvenes y familias en: https://www.regnumchristi.mx/recursos-formativos

[1] Dra. Mónica García de Luca, directora académica de la Prepa Anáhuac y Red de Colegios Semper Altius.

[2] P. Alberto Simán, L.C., director territorial de la Legión de Cristo para México y Centroamérica.

Skin Color
Layout Options
Layout patterns
Boxed layout images
header topbar
header color
header position