Regnum Christi México

“Aquí estoy Señor, haz de mí lo que tú quieras”: International Formators Course 2023

Regnum Christi
El IFC es un curso que busca ser un momento decisivo en la vida de los jóvenes, brindándoles la oportunidad de crecer en su amor por Cristo y descubrir con mayor claridad cuál es su misión en el Regnum Christi.

Como cada verano, el Regnum Christi ofrece cursos de formación para jóvenes en distintas partes del mundo, siempre enfocados en la formación apostólica y con la mirada puesta en la misión que Cristo nos encomendó: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio” y en éste sentido se llevó a cabo el International Formators Course,  un curso que busca ser un momento decisivo en la vida de los jóvenes, brindándoles la oportunidad de crecer en su amor por Cristo y descubrir con mayor claridad cuál es su misión en el Regnum Christi. Este año participaron tanto hombres como mujeres en distintas sedes y realizaron una gran experiencia formativa.

Reflexionando el camino de la cruz en Jerusalén.

Después de un día de bienvenida, ceremonia de apertura e integración como una comunidad de apóstoles convocados por Cristo desde diferentes países y culturas, dió inicio el primer capítulo de formación. A través de talleres de oratoria y comunicación, y una visita a la Dirección General del Regnum Christi, inició la gran aventura.

Atentos a las reflexiones compartidas.

Después de pasar un par de días formando una comunidad en torno a Cristo, los participantes reciben el llamado a salir y encontrarse con otros a través de apostolados como “Fe en las Calles” en Roma y cursos sobre la cultura contemporánea. También tuvieron la oportunidad de contemplar ese llamado en las vidas de los santos durante la peregrinación a Orvieto y Asís. Después de estas actividades, estuvieron listos para pisar la tierra por donde Jesús caminó y donde formó su primera comunidad de apóstoles: Tierra Santa.

Haciendo comunidad en Roma a través del apostolado.

Los siguientes días continuaron creciendo en comunidad mientras realizaban una peregrinación a Emaús, experimentando el silencio del desierto y aprendiendo sobre los lugares de la Biblia, sintiendo las obras del Espíritu Santo y llenos de alegría por dedicar este tiempo junto a Dios.

En el Vaticano siempre presentes en el corazón del Papa.

Los últimos días fueron una experiencia profundamente conmovedora ya que se realiza un recorrido por las estaciones de la cruz en Jerusalén donde reflexionaron acerca del sacrificio de Jesús. A bordo de un barco en el Mar de Galilea, vivieron una poderosa adoración eucarística, sintiendo Su presencia y meditando sobre las obras de Jesús en esta tierra y en sus corazones.

Celebración Eucarística en el Mar Muerto.

La última semana del curso visitaron Tierra Santa para caminar por donde Jesús caminó con sus apóstoles comenzando en Magdala, visitando Nazaret, Cafarnaúm y los alrededores de Galilea, terminando en Jerusalén siguiendo los pasos de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Mientras rezaban durante las visitas a los lugares, el P. Andrew Dalton, L.C., quien es profesor de teología en el Ateneo Regina Apostolorum en Roma , les enriqueció con charlas y reflexiones sobre las Sagradas Escrituras.

Emotiva eucaristía en Magdala.

El último día, vivieron un significativo retiro en Magdala, donde fueron bendecidos por el Padre como enviados. El día anterior visitaron el Monte Tabor.

Adoración Eucarística en el Mar de Galilea.

Algunos participantes nos comparten su testimonio.

Ana Paula O´Neill García, Ciudad de México.
Previo a contarnos su experiencia, Ana Paula puntualiza que la convocatoria para el IFC consiste en invitar a los formadores que ya llevan un tiempo en la sección a que hagan una experiencia diferente en otra parte del mundo la cual les ayuda a seguir siendo instrumentos de Jesús y comenta que este año asistieron 13 jóvenes.

El entusiasta grupo de jóvenes formadoras.

 “Conectar con la época de Jesús y lograr entender muchas cosas contextuales que la Biblia menciona, marcaron especialmente mi experiencia del IFC, visitar los lugares y tener el privilegio de rezar en cada uno de ellos”.
Ana Paula O’Neill.

Momentos de reflexión adorando la cruz.

Asimismo, comparte que un día típico en el IFC inicia con una celebración eucarística generalmente en los lugares santos seguida de una pequeña reflexión y oración.  Enseguida, reciben el testimonio de alguna persona que profesa el catolicismo y que vive en el lugar que están visitando, para después recibir formación y la explicación histórica y religiosa del lugar que visitarán al día siguiente. Por la tarde, en equipos realizan una Lectio Divina para proceder a tener actividad de integración y terminar el día en la capilla con oraciones de la noche.

“Un lugar que me marcó especialmente fue el calabozo donde Jesús durmió antes de su crucificción, porque me imaginé el sufrimiento que pasó durante la noche y poder estar en el mismo lugar y rezar ahí fue muy significativo”.
Ana Paula O’Neill.

Las jóvenes formadoras en comunidad.

“El IFC cambió la manera de ver mi apostolado porque me enriqueció en historia de la Biblia que ahora entiendo mucho mejor y eso me hace explotar de amor por mi fe, y al convivir con las formadoras quedé totalmente convencida de que debo compartir lo que aprendí, que es más fácil amar algo que conoces con mayor profundidad, por lo que mi misión continúa y es lograr transmitir el regalo que es la Biblia. Personalmente me cambió la manera de ver la oración e incluso poderme conectar con el lugar y sentirme ahí durante la misa, en el momento del que habla el evangelio”.
Ana Paula O’Neill.

Octavio Bunge,  Argentina.
Con unas breves palabras que poco podrán describir la experiencia espiritual interior que vivió en esos vienticuatro días, en algunas sencillas aunque significativas frases, lo explica:

“Al cierre de este IFC hicimos una adoración, momento para recordarnos que somos valiosos, que somos importantes y que somos necesarios. Si, Dios en su omnipotencia y en su saber divino quiso y quiere manifestarse a través de cada uno de nosotros, cada uno es una pieza fundamental de este mosaico que representa el cuerpo místico de Cristo: la Iglesia”.
Octavio Bunge.

Jóvenes formadores reflexionando en clase.

“No da lo mismo que estemos o que no estemos, todos somos una parte esencial. ¿Pero qué pasa si esa parte decide quedarse a un lado? Tal vez sea valiosa y linda por su cuenta, pero está hecha para algo mayor, y nuestra vida sólo encuentra sentido si es vivida así: al servicio de la comunidad, trayendo el Reino de Cristo a la tierra a través de Su propio cuerpo”.
Octavio Bunge.

Experimentando el amor de Cristo en diferentes partes del mundo.

“Recordamos que es el mismo Cristo el que nos enseña que: “… todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de Mí, la ganará” – Mt 16, 25. ¿Cómo no perder nuestra vida por un Dios como este?”
Octavio Bunge.

Momentos de convivencia en la comunidad de los jóvenes formadores.

“Se vivió algo que parece que fue para mí, pero comprendí que no fue más que un regalo de Dios para toda la Iglesia, que espero poder entregarlo de la mejor manera, como el Espíritu Santo quiera y a quien necesite de Él”.
Octavio Bunge.

Pano Salido, Monterrey.
Originario de Hermosillo, Sonora actualmente radica en Monterrey. Es formador de la sección ECA en Monterrey y de CRES en Sonora.

Compartiendo experiencias apostólicas con sus compañeros formadores.

“Para mí el IFC fue un curso inolvidable, he tenido el privilegio y el honor de participar en varios momentos que ofrece el Regnum Christi, cursos y campamentos a lo largo de mi vida y para mí el IFC es EL curso. Me voy con tres cosas muy importantes: mi comunidad, la formación intelectual y mi amistad con Cristo”.
Pano Salido.

Una verdadera hermandad.

En las tres semanas de duración del curso logró realmente hacer una familia, tener unos hermanos a los que les puede aprender todo, aprendió la importancia de una gran comunidad en su vida.

El IFC uniendo juventudes.

En el IFC vivió una amistad real con Cristo, tuvo un encuentro increíble con el Espíritu Santo, especialmente en Tierra Santa, en Términi. Su relación con Cristo pasa por el mejor momento de su vida, gracias a las herramientas que le dejó el IFC.

Disfrutando las actividades del IFC.

“Muy satisfecho de haberlo cursado, estoy lleno de herramientas para transmitir a los demás”.
Pano Salido.

Encomendamos a éstos jóvenes formadores para que sigan llevando la buena nueva del Reino de Cristo a todos los que encuentren.

21 mayo 2024
Varios (MX, ES, USA, Europa)
21 mayo 2024
Varios (MX, ES, USA, Europa)
30 mayo 2024
Academia Maddox
31 mayo 2024
Antigua Guatemala

Recibe todo sobre el Regnum Christi en tu correo.

Scroll al inicio