Regnum Christi México

Con gran alegría y confianza en Dios, inician jóvenes su candidatado a la Legión de Cristo

Regnum Christi
Con gran alegría y confianza en Dios, inician jóvenes su candidatado a la Legión de Cristo

Doce candidatos provenientes de centros vocacionales y dieciocho jóvenes de centro civil, seis de ellos de Misión Universitaria, estarán viviendo un proceso de discernimiento por periodo de dos meses, acompañados del grupo de sacerdotes formadores quienes les irán guiando para descubrir si Dios los llama al noviciado de los Legionarios de Cristo en Monterrey.

Jóvenes de diversas ciudades tales como Colima, Pachuca, Xalapa, Villahermosa, León, Guadalajara y San Luis Potosí, tienen en común la inquietud vocacional del llamado de Dios a seguirle y este candidatado los iluminará para que tengan la claridad del siguiente paso.

También comparten la alegría de la juventud, el tener proyectos laborales, académicos y apostólicos que han estado siempre acompañados de esa voz que los invita a seguir a Cristo, todos ellos se han dado la oportunidad de acudir al llamado y así tener la certeza de madurar la respuesta.

Algunos de los candidatos, nos comparten su testimonio.

Pablo Arozarena. Ex colaborador – CDMX.
Ex alumno de colegio de la Red de Colegios, siempre estuvo cerca del Regnum Christi aunque no muy participativo en actividades fuera de la escuela. Fue hasta preparatoria cuando comienza a integrarse a actividades de su sección gracias a unas misiones en las que participó.

Acudía a horas eucarísticas y retiros, acercándose cada vez más y poco antes de graduarse de preparatoria nace la inquietud de dar un año como colaborador dejando el resto de sus planes a un lado.

Confiado en el proceso de discernimiento.

Su destino fue la sección de jóvenes de Monterrey San Pedro en el 2016 y allí experimentó algo totalmente nuevo y diferente al vivir con sacerdotes y participar de tiempo completo en una sección apoyando en todas las actividades, lo cual fue una experiencia increíble para él, de los mejores años de su vida:

“Una etapa de mucha paz, de mucho crecimiento espiritual, humano, mucha madurez. El poder vivir en una comunidad de sacerdotes, me hizo crecer mucho no solo en el área espiritual sino también en el área humana”.

En aquel momento no sintió inquietud de discernir la posibilidad de la vocación sacerdotal, aunque se lo cuestionó al convivir con los sacerdotes de su comunidad. Pero fue hasta después de terminar su año de colaborador y regresar a la universidad que observa cómo su proceso fue más en el camino de sentir un desencanto por el mundo, de no sentirse pleno con el trabajo que tenía, de pensar que moverse a una experiencia más de impacto social le haría bien.

Ahora, comprende que siempre estuvo presente esa inquietud y latente la posibilidad, y nunca se cerró al llamado a una vida religiosa, aun estando en el mundo y teniendo una vida muy sana y con buenas relaciones. Fue entonces que se dio cuenta que debía darse la oportunidad de poder discernir si debía seguir por un camino religioso y esa es la razón por la cual se encuentra actualmente en este candidatado.

Javier Domínguez. Misión Universitaria – CDMX.
Su inquietud vocacional comenzó de forma más intensa en su año de colaborador donde tuvo la oportunidad de vivir en comunidad con sacerdotes Legionarios. Siempre tuvo la idea del sacerdote como la figura inalcanzable, perfecta y ese año de convivencia le mostró otra cara, los vio muy humanos, que podía tener una conversación simple con ellos, podía hablar de cualquier cosa, desde lo más espiritual hasta lo más banal.

Es entonces que empieza a llamarle mucho la idea de ser sacerdote, por lo que en diálogo con su director espiritual, recibe la recomendación de iniciar un periodo de discernimiento vocacional al terminar su año de colaborador, con acompañamiento de los sacerdotes de su sección.

Sin embargo, Javier se sentía intranquilo, la decisión le estresaba un poco y le resultaba difícil el poder orar, porque al hacerlo solo venía ese sentimiento de no sentir paz, por lo que decide regresar a su casa después de su año de colaborador queriendo huir de esa realidad.

La felicidad de seguir a Cristo.

Seguía siendo parte del movimiento Regnum Christi, participaba en las actividades de su sección tales como hora eucarística y siendo responsable de equipo, pero siempre alejando esa inquietud, pensando que el deseo de ser sacerdote había surgido por haber convivido con los legionarios.

Recuerda cómo en esa etapa sentía un vacío por dentro, espiritualmente nada lo hacía feliz. Al momento de elegir universidad se decide por la opción que más lo alejara de la realidad de su llamado, pero solo sintió tristeza y soledad.

“De las pocas veces que pude rezar, le dije a Dios que lo único que deseaba era ser feliz, como lo había sido en mi año de colaborador”.

Los formadores de su sección lo invitan a colaborar en un retiro del ECYD y por primera vez en todo ese año siente una felicidad inexplicable, confirmándole que Dios le pide que se quede ahí con Él y no solo en el retiro, sino en la Legión.

Decide integrarse a Misión Universitaria, un programa de un año enfocado totalmente en el proceso de discernimiento y la oración viviendo en una comunidad de sacerdotes.

Asiste al candidatado en 2022 y enseguida se incorpora a Misión Universitaria. En retrospectiva se da cuenta que desde pequeño había sentido el llamado de Dios y gracias a este proceso ha descubierto la libertad y el amor que da el decidir seguirle.

Javier recomienda ampliamente el programa de Misión Universitaria ya que es una manera de conocer a fondo la vida en la Legión de Cristo, estar en un ambiente de total inmersión con el trabajo apostólico que se lleva en las diferentes secciones, colegios y demás iniciativas.

Emmanuel Batres. Centro Vocacional – San Felipe, Guanajuato.
Su inquietud vocacional surge a edad muy temprana, mientras cursa la educación primaria y siendo fiel asiduo a las actividades de la parroquia de su ciudad natal.

Comparte esta inquietud con su padrino de primera comunión quien ha sido pieza fundamental en su camino de discernimiento y unos años más tarde llega con una propuesta ya cuando Emmanuel estaba en secundaria. Lo contacta con un sacerdote Legionario para que le acompañe en el proceso, invitándolo al cursillo para discernir si era momento para ingresar al Centro Vocacional.

Listo para continuar el camino que Dios le tenga preparado.

En ese momento Emmanuel siente que la inquietud ya había pasado y no tenía más interés en la misma. Sin embargo, decide acudir al cursillo en agradecimiento a la invitación y con la idea de concluir el proceso y regresar a casa.

Durante el cursillo vuelve la inquietud que había tenido desde niño y una noche estando en su dormitorio le pregunta a Dios qué quiere de él y viene a su mente el pasaje del Evangelio donde Jesús le dice a Pedro: “Sígueme”. Emmanuel decide no darle más vueltas y dar un salto de fe para seguir a Dios.

A partir de ahí vive su proceso en la Apostólica y experimenta un camino de crecimiento humano, espiritual y apostólico; gracias a sus directores espirituales que le dieron seguridad.

“Había mucha inseguridad en mí, pero una vez que me ayudaron a crecer en mi seguridad ahora estoy discerniendo si esta vocación es para mí. Sé que es un carisma de Dios al que estoy llamado”. 

Yotzín Cárdenas. Pastoral diocesana – Colima.
Su primera inquietud vocacional fue en el año 2012 en un encuentro diocesano para monaguillos. Recuerda que vio a los seminaristas diocesanos con una alegría tremenda y pensó para sí: “estos hermanos tienen algo que yo quiero”.

Conoce a la Legión en 2013 cuando hizo proceso para ingresar a la Apostólica, pero por diversas circunstancias ese no fue el momento. Sin embargo, el llamado seguía latente y trató de responder de diversas maneras: ingresó al seminario diocesano y después con la hermandad de padres operarios de CDMX a estudiar Filosofía.

La plenitud del llamado de Dios.

Más tarde, una experiencia laboral marca su vida y es cuando siente que debe madurar la opción vocacional por lo que decide hacer una pausa en el camino. Inicia la carrera de comunicación y a la par la diócesis lo invita para trabajar en la pastoral juvenil siendo una experiencia muy bella:

“Descubrí cuánto bien le podemos dar al mundo como Iglesia, como cristianos”.

En su trabajo dentro de la pastoral juvenil inicia como represente diocesano, después como coordinador, esa misma experiencia lo lleva a trabajar en la provincia de Guadalajara como delegado provincial y se incorpora a la dimensión episcopal de pastoral de jóvenes.

“Toda esa pasión por Cristo fue llenando mucho mi corazón y no podía callarlo”.

Llegó un momento en el que sentía que solo daba pero no recibía, que era necesario formarse y recuerda que tiempo atrás había escuchado de la formación dentro del Regnum Christi. Es así que un amigo lo invita a formar el grupo de jóvenes varones en Colima.

El Regnum Christi le abre las puertas para recibir formación y después de un año y medio se asocia y seis meses después pide nuevamente el acompañamiento para retomar la opción vocacional.

“Ese fuego no se consume y hay que comunicarlo de una forma o de otra y Dios me ha ido mostrando que sea por medio del sacerdocio legionario”.

En manos de Dios ponemos las vocaciones de éstos jóvenes quienes terminarán su proceso el 31 de agosto.

11 abril 2024
CIDEM Amecameca
19 abril 2024
CIDEM Amecameca
16 mayo 2024
CIDEM Amecameca
21 mayo 2024
Varios (MX, ES, USA, Europa)

Recibe todo sobre el Regnum Christi en tu correo.

Scroll al inicio